domingo, 25 de junio de 2017

Brioche parte 1

Una de las razones por las que me apunté al multi kal fue porque.... sshhhh... que nadie se entere... nunca había tejido brioche!!! Ay sí, lo confieso, mientras todo el mundo tejeril lo hacía yo estaba con calcetines o jerseys.  Ha sido tal el furor que ha causado este tipo de punto, que mi querido Stephen tiene una colección entera de patrones. Pienso que eso también ha ayudado a que sea tan famoso este punto, todo lo que toca el Sr. West se convierte en oro.
Bueno, pues aquí que me lanzo yo con su patrón clockwork in brioche...


El día para empezar era el 21 de Junio... pero con el calor sólo pensé en ovillar y leer el patrón... ay mi madre cuando repasé el patrón! Todo me sonaba a chino, no entendía ni papa, así que hice lo único que me parecía fácil, que fue montar los puntos, tejer mi churrito de i-cord y dejarlo para el día siguiente.
He hecho y deshecho las primeras 5 vueltas (que son dobles como sabéis en brioche) sin exagerar, unas 6 veces. Primero porque nada tenía sentido, no reconocía los puntos ni las abreviaturas. Al tejer no reconocía lo que estaba tejiendo (como cuando primero coges unas agujas y no sabes si el punto está del derecho o del revés). A parte de esto, me encontré que en la versión que yo tenía del patrón había unas cuantas erratas. Un poco agobiada me leí los comentarios y busqué por qué no me salía. Y al final me di cuenta que era porque no le cogía el ritmo. Para mi tejer siempre tiene ritmo y en este caso se me hacía difícil seguirlo. Otra cosa es que no me gustan las instrucciones escritas, soy totalmente de gráficos, así que entre que tejía un punto y leía el siguiente ya me perdía.
Cuando creí que ya le había cogido el tranquillo, me encontré con esto al final de una vuelta:


Un agujero enorme que no sé de dónde salió y no sabía cómo arreglar, así que decidí tirar del hilo, que siempre es más fácil que hacer inventos para no solucionar nada.
A pesar del calor me he enganchado y entiendo ahora el furor que ha causado el punto este, es bonito y divertido!


No llevo mucho, pero ya me es más fácil, veo lo que estoy haciendo. Y también os digo que aunque tenía dudas de mi lanas elegidas, y que hasta Dolors me dijo que era un poco lanzada, estoy contentísima! Porque me gustan tanto las lanas, los colores son tan "yo" que creo que no me quitaré éste chal en todo el invierno.
Las lanas son unas Gretas divinas (como no!) El morado es el color 273 y el turquesa es un color que no está disponible pero es muy parecido al ciutadella.
Lo que más me gusta? Que es reversible, por un lado morado, por el otro turquesa!


Seguiré con mi chal feliz feliz, espero enseñaros pronto como queda.
Happy Kniting!

2 comentarios:

kuku Frakak dijo...

Tiene buena pinta!

Maria Luisa Naval dijo...

Es preciosa la combinación ! Yo este invierno me atreveré con un brioche. Me encanta la crónica de tu brioche experience!!!